Mobile marketing en tu empresa ¡claro que sí, guapi!

Desde el auge de los smartphones, se han vuelto imprescindibles en nuestra vida. Tanto así, que las empresas están aprovechando que el 80% de los móviles son inteligentes, convirtiéndose en la herramienta perfecta para llegar hasta su target. Hablamos del mobile marketing.

¿Qué es el mobile marketing?

Independientemente de cómo se implemente, el mobile marketing son estrategias adaptadas al teléfono móvil. Su finalidad es conseguir engagement con el usuario.

Se trata de un conjunto de prácticas que se pueden llevar a cabo a través de diferentes medios, canales o formatos. Es decir, una empresa puede implementar una estrategia de captación a través de emails pensando en usuarios de smartphones, y otra podría estar lanzando una campaña a través de mensajes de texto centrada solo en usuarios de teléfonos móviles.

Mediante la creación de contenido útil, atractivo y sobre todo de fácil acceso, su objetivo más destacable para tu empresa o marca es lograr que los clientes que pasen horas navegando en su móvil.

Para el 2020 existirán más de 50 millones de usuarios conectados en el mundo. Hay que aceptarlo: los teléfonos móviles son una prolongación de nuestro brazo y complementan nuestra rutina. El mobile marketing posee grandes beneficios como lo es la personificación y la geolocalización del usuario debido a que permite una mejor segmentación de campañas y de contenido.

¿Cómo funciona?

Las estrategias que son implementadas en este tipo de marketing son las notificaciones push, advergaming, pops up en la web con notificaciones o cupones de descuentos, email, apps, código QR, Bluetooth, SMS y llamadas telefónicas. Ya sabes de qué te estamos hablando, ¿no?

Estas estrategias van dirigidas principalmente al usuario. Debes identificar qué es lo que te interesa captar de ellos. También analizan a la competencia, cuáles son sus acciones y resultados y si éstos se pueden mejorar. Céntrate en ver qué valor añadido les puedas ofrecer a los usuarios. Por otro lado, es importante que definas los objetivos (KPIs), desde el tráfico y porcentaje de conversión que deseas alcanzar, así como el de rebote.

Es importante monitorizar campañas

De nada sirve crear campañas si al final no sabes qué es lo que está funcionando dentro de tu estrategia: utiliza las métricas para descubrir cómo avanzar en tus campañas y de esta forma actuar rápidamente en caso de tener que modificar algún paso. Es la manera de mejorar progresivamente.

Al final del día, el gran reto es que los usuarios no se aburran creando experiencias únicas, útiles y valiosas para aumentar el engagement y afianzar la relación con ellos. Este es un tipo de marketing flexible que abre puertas a oportunidades que antes eran desconocidas, permitiendo un nivel de conexión importante para cualquier marca o empresa.

¿Qué te parece?