¿Por qué incorporar un chatbot a tu empresa?

Los chatbots, vienen pisando fuerte y se están posicionando poco a poco como las tecnologías que contribuyen al éxito de las empresas. Llevan tiempo formando parte de nuestras conversaciones, sobre todo aquellas que tienen que ver con la innovación y la atención al cliente dentro de las empresas. En este ámbito, parece que cada vez más profesionales coinciden en que la aplicación de este tipo de inteligencia artificial trae consigo múltiples beneficios. Entre ellas, las respuestas o soluciones más rápidas, eficientes y a un precio más bajo.

¿Qué son los chatbot?

Probablemente no tengáis muy claro qué son, y mucho menos cómo usarlos en vuestro beneficio ¡pero tranquilos! En pocas palabras, no son otra cosa que un programa informático con los que es posible mantener una conversación. ¿A que ya os suena conocido?

Seguro que los habéis visto en Facebook Messenger, en páginas web e incluso en apps de mensajerías instantáneas. El típico: “Hola, en que podemos ayudarte”. Y es que el auge de los Chatbots radica justo ahí, en la atención al cliente 24/7.

Pues bien, ya aclarado qué son y cómo funcionan, conviene preguntarse qué pueden hacer por nosotros. O mejor dicho ¿realmente potencian la comunicación de una empresa? Son muchas las funciones y ventajas. Las más interesantes:

  • Automatizar respuestas rápidas de un bot con la presencia de un agente humano.
  • Atención 24/7.
  • Ahorro en costes.
  • Recopilación de datos.
  • Experiencia de usuario personalizada.
  • Flexibilidad.

En cuanto a la segunda, la respuesta es sí.  Los chatbots, pueden convertirse en un aliado perfecto de las empresas. Optimizar procesos y potenciar el crecimiento, es una realidad, siempre y cuando se usen correctamente. Es una herramienta muy poderosa.

En definitiva, estos chats son la respuesta a la hora de personalizar mucho más una estrategia de negocios. Sin ir muy lejos, entre las tendencias de transformación digital publicadas por Spiceworks, están muy presentes e incluso aseguran que alrededor del 40% de las grandes empresas acabarán por adoptarlo para finales de 2019.

¿Vosotros que pensáis?