Programadores web, ¿frikis por naturaleza?

La semana pasada os hablamos de las series que inspiran a algunos de nuestros compañeros en su trabajo diario. Si, somos un poco frikis, como podéis ver en nuestras redes sociales. Pero no todo es eso, y por eso hoy, queremos demostrar que, además de ofrecer soluciones digitales para impulsar tu empresa, somos capaces de desmontar el mito de los programadores. ¡Mira el repaso que hemos hecho a nuestro equipo!

Nuestro departamento de desarrollo está formado por 4 grandes profesionales que ya conocéis: Juan Agustín, Patricia Robles, Álvaro Calabia y Borja Mayor.

En general la imagen de un programador ha estado muy influenciada por la sociedad, los videojuegos, películas y series. El estereotipo que la gran mayoría conoce es que son perfiles masculinos de entre 25-35, con aspecto desaliñado. Visten camisetas con mensajes frikis, no se afeitan ni se peinan y viven en el sótano de casa de sus padres. Dicen que se entienden mejor con los ordenadores que con las personas.La comida basura es su sustento y su respuesta más común a problemas técnicos es: “¿has probado a encender y apagar?”.

¿Cómo son nuestros programadores?

Frente a la visión general, vamos a desmontar el mito con nuestro equipo. ¿Desaliñados? No son los típicos consumidores de camisetas frikis, si no todo lo contrario: unos días puedes verles de manera más formal con camisa, y otros, con sudadera y de sport. Tampoco podemos decir que son anti sociales, ¡siempre se apuntan a unas cañas a la salida del trabajo! Tampoco son de los frikis que viven en casa de sus padres, la independencia les llegó hace tiempo.

En cuanto a la parte técnica, siempre están dispuestos a atender a los clientes rápidamente en todas sus necesidades. Lo mismo ocurre cuando cualquiera de sus compañeros les preguntan que por qué una página web carga lenta. Al igual que el resto de compañeros, aprovechan las tecnologías para comunicarse dentro de la oficina, pero también son muy cercanos y optan por ir a verles a su sitio.

En su tiempo libre tienen muchos hobbies, a parte de trabajar. Bueno, depende a quién preguntemos. Juan asegura que tomar unas cañas y seguir programando se convierte en su afición. Álvaro es feliz paseando a Dahda. Patricia disfruta viajando y esquiando y Borja, se conforma con irse de cañas…¡y ver feliz a Álvaro! Es así de majete.

En nuestro team no todo es 0,1,0,1, ni apagar y encender. Se trata también de un equipo humano dispuesto a atender tus necesidades digitales de la mejor manera posible. Después de leer este post, ¿consideráis que nuestros compañeros son los típicos frikis? ¡Se abre el melón!