Cómo blindar tu empresa en Navidad

0
Share

Con la llegada de la Navidad, aumentan las ofertas, felicitaciones, newsletter e información online de todo tipo. La tecnología está aquí, y nos abre un sinfín de puertas en la que empleados y usuarios no somos consientes de la importancia de la seguridad digital. Quedamos expuestos a ataques que solo pueden ser remediados por expertos en la materia. Aunque ya hemos tocado este tema con anterioridad, no está de más que en estas fechas os lo recordemos. ¡Tu seguridad es lo primero!

Empecemos…

Debemos tener en cuenta que un fallo en la seguridad supone un proceso muy costoso. Así que como empresa, debes enfocar la ciberseguridad como una prioridad decisiva.

¿Quién conoce contraseñas? ¿Tienes una diferente para cada aplicación o herramienta online? ¿Sabes dónde está tu información importante? ¿Tienes copias de seguridad? ¿Realizas compras desde tu portátil laboral? ¿Abres todos los link que te envían? Son algunas de las preguntas que debes hacerte para mejorar tu seguridad.

Según el último informe sobre seguridad presentado por IBM, la mayoría de las incidencias en ciberseguridad provienen de errores humanos. Muchos de nosotros pensamos que los ciberdelicuentes van solo por las grandes compañías. La realidad es muy distinta. Aunque es cierto que las grandes empresas, especialmente las del sector bancario, sufren ataques diariamente, esto no quiere decir que nosotros no seamos victimas potenciales.

En OLE ponemos al servicio de nuestros clientes las mejores medidas de seguridad para evitar que esto ocurra. La pérdida de la reputación provocada, puede dañar el valor de la marca. Durante todo el año trabajamos para que no haya ningún fallo en seguridad, pero en ciertas épocas, como en la que nos encontramos actualmente, hay que tener especial cuidado.

Gran parte de los datos que se suplantan por la red están relacionados con el comercio online y Navidad es la época perfecta. Ojo con los emails que recibes a tu carpeta de spam y alguno que otro a tu bandeja de entrada y que son de dudosa fiabilidad. Si no los has abierto, ¡bien hecho!

Teniendo en cuenta esto, te presentamos las 3 técnicas más utilizadas por los ciberdelicuentes para atacar a tu empresa o a tus datos personales:

  • Pishing: Es la técnica más frecuente. Consiste en suplantar una entidad con el objetivo de obtener información personal y bancaria. ¿Cómo lo hacen? A través de SMS, emails fraudulentos o dirigiéndote a un sitio web falso. Si recibes mensajes en los que te pidan información personal ¡cuidado!
  • Vishing: es una nueva manera de estafar a través del uso del Protocolo Voz sobre IP (VOIP). Es decir, recrean una voz muy semejante a la de una entidad bancaria y así la persona se siente confiada y revela sus datos. Te ponemos en situación: imagina que recibes un mensaje que te dice que han detectado un movimiento de tu banco. Lo más lógico es que te alarmes, ¿verdad? Llegados a este punto, lo que hagamos es decisivo. Si eres de los que busca primero el número de la sucursal ¡bien! Pero si en cambio usas el número que viene en el mensaje, puede que estés revelando datos a unos estafadores.
  • Baiting: “cebo” en español, es una técnica más física que digital. Consiste en dejar memorias, USB infectados en sitios estratégicos, con la esperanza que la persona que lo adquiera lo conecte en sus dispositivos.

¡Recuerda! Internet nos facilita la vida en muchos aspectos, siempre y cuando la seguridad esté por delante. Exponer nuestra identidad puede resultar muy peligroso si no tomamos las medidas de precaución necesarias.

Con toda esta información, seguro que tus navidades son un éxito y que das con el regalo adecuado, y ante todo, ¡con el más seguro!

Post relacionados