¿Cómo los sistemas de diseño transforman la experiencia cliente?

0
Share

Una de las principales tareas del diseñador UX es mantener un sistema de diseño coherente, ya que esto va a influir en la experiencia cliente y va a dar consistencia al producto. Por ejemplo, un portal web. Tener un diseño con consistencia facilita además la adaptación de los nuevos miembros del equipo, que trabajarán de manera más sencilla y ágil.

La guía de estilo permite reflejar la cultura de la compañía, evidenciar la marca, identidad, el tono de voz y estilo que tiene. Para ayudar a mantener esa coherencia en el producto a la hora de desarrollar las interfaces de usuario, es muy interesante trabajar con una librería en la que estén los componentes prediseñados. Para esto se desarrolla el UI kit. 

¿Cómo se realiza? Se parte de elementos simples como pueden ser un input o un botón, a los que se designa como átomos. Cuando se unen estos componentes, se puede crear un buscador, con su campo de entrada y su botón de búsqueda. Esto sería una molécula y así se pueden ir creando cada vez elementos más complejos, organismos, como por ejemplo una cabecera, y templates que se corresponde con la estructura de una página. A esta metodología se la conoce como Atomic Design.

Diseñar con el apoyo de la guía y el UI kit permite asentar y reforzar esos valores de la entidad que se reflejan al cliente, además trabajar de manera más eficiente, aprovechando componentes y mejorando con ello los tiempos de trabajo.

Experiencia cliente: los sistemas de diseño bien definidos evitan la frustración

Al usuario le permite tener unas convenciones, ya que cuando entra en una web, la memoria cognitiva le hace trabajar de manera intuitiva. Al acceder por ejemplo a la página de un banco, llega un momento en que el usuario va directamente donde necesita, sin leer, guiándose por el recorrido que hace habitualmente; si de repente va a presionar un botón sobre el que otras veces clica y lo cambiamos de sitio o aspecto, se va a bloquear porque no lo va a encontrar. No respetar todas estas reglas puede llevar a la frustración.

Los diseñadores UX se encargan de analizar y conocer todas las convenciones y guías de estilo para facilitar el camino del usuario. La jerarquía visual también es muy importante en este recorrido. Es necesario diseñar una serie de variantes de texto, color, tamaño bien definidas. Por ejemplo, plantear cómo se muestra un aviso en la pantalla. Esto hace que el usuario se dé cuenta rápidamente de que hay un error o que le ha saltado un aviso y sabrá qué tiene que hacer para poder continuar. 

Todas estas normas deben estar muy bien fijadas y establecidas con esa guía de estilo y así permitiremos que el usuario pueda trabajar de la forma más intuitiva y rápida posible, evitando frustraciones. Cada vez que se cambie cualquier elemento, es necesario analizar los patrones de los usuarios, teniendo cuidado de no modificarlos demasiado como para no lleguen a ese bloqueo.

La experiencia cliente está estrechamente ligada a la usabilidad y a la coherencia en el diseño, lo que permiten evitar la frustración y obtener un mayor beneficio al navegar por una interfaz.

Post relacionados
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *