¿Cómo utilizar los emojis?

0
Share

Esta semana venimos a hablarte de unos caracteres que utilizas casi seguro que a diario en tus redes sociales o mensajes instantáneos tipo WhatsApp. ¡Se trata de los emojis! Sí, esas miniaturas tan perfectas que sirven para sustituir palabras por imágenes diminutas. ¿Y por qué esta semana te hablamos de emojis? Porque desde 2014, el 17 de julio es el Día Mundial del Emoji. ¿Sabías que el primero que se creó fue el ♥️? También, que el más popular en la actualidad es 😂. Esto no lo decimos nosotros, nos lo dicen desde emojitracker en tiempo real. Sigue leyendo y descubrirás muchas cosas de las míticas caritas amarillas, las hijas del emoticon ;-). Y echa un vistazo a este informe que se han marcado desde Nielsen.

Emojis en los asuntos del email

Lo cierto es que mola mucho utilizar emojis, pero como todo, no hay que abusar de ellos. Aquí aplica el refrán de lo poco agrada y lo mucho cansa. Y en este caso no va a ser menos. Por ejemplo, a los usuarios del correo electrónico les parece negativo que en los asuntos de los emails venga un emoji sin sentido. Nuestro compi Juanma, UX Design y UX Writer, nos explica que si decides utilizar un emoji, que sea con criterio. Por ejemplo, es un error tan grande como común, utilizar un emoji cualquiera sin lógica en el asunto de un correo por el hecho de que tu email va a competir con otro que no lo tiene.

 “No hay que usarlos por usar, si no que tiene que aportar valor. Un emoji es algo visual que sirve de complemento, y por tanto, ha de usarse como apoyo del texto del asunto, enriqueciendo el mismo🧂”, afirma.

Texto VS emojis

Estamos en un momento en el que se da más peso a las palabras que a los emojis. Esto no quiere decir que se dejen de utilizar ni muchos menos, si no saber cuándo y dónde aportan valor.

Cada vez es más clara la relevancia de la escritura a la hora de comunicar, transmitir, informar. Hasta hace muy poco, nuestra app de Gmail nos ofrecía la opción de crear un nuevo correo con un simple botón donde únicamente se veía un icono “+”. Ahora, podemos comprobar cómo ese mismo botón ha crecido, añadiendo la palabra “Redactar”. Este como tantos otros ejemplos, nos muestran el momento que atravesamos, donde se prioriza el contenido escrito frente al emoji. Eso sí, sin olvidar que no se trata de elegir uno u otro, sino de saber combinarlos cuando corresponde. Pues no hay duda de que el contenido emocional que ofrece un emoji difícilmente será posible igualarlo con texto (al menos no tan breve).

«No todos los emojis se ven igual»

Cada sistema operativo visualiza los emojis de una manera, por lo que hay que pararse a pensar qué emojis utilizar. Puede que haya uno chulísimo en tu Iphone, pero se lo vas a mandar a un cliente que tiene un Samsung y ¡oye! como no lo puede interpretar porque es propio de iOS no puede verlo bien, y eso le frustra al receptor. Por eso, antes de aplicar un emoji ten la certeza de que quien lo va a recibir va a poder verlo igual de bien que tú. 

Aquí no podemos referirnos al uso entre amigos sino al uso que le dé una empresa cuando se comunique con sus clientes, ya que una empresa debe cuidar su imagen y tiene recursos para pararse a pensar qué usar y qué no. A tu colega nunca le pedirás que se estudie los emojis de otro sistema operativo para que sepa cuál usar 😂.

Y por concluir, también es importante destacar que es necesario saber el significado de un emoji antes de utilizarlo. Por un lado hay emojis que pueden dar lugar a varias interpretaciones, como el caso de éste 🙏🏽. Pueden ser dos manos chocando, alguien que está rezando, o es alguien que está pidiendo algo por favor 😂. 

Por otro lado, hay emojis como 💢, que no sabemos interpretar qué quiere decir 🤔.

Post relacionados
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *