La tecnología y su “manera de vivir”

0
Share

La tecnología parece todo lo contrario al ser humano o al humanismo, sin embargo no deja de ser una extensión que nosotros mismos hemos generado en base a materia orgánica, no hay más que ver como los televisores OLED de más alta tecnología están compuestos de ella. Es por ello que, aunque no lo parezca, es inalienable a la filosofía de sus creadores, y por tanto, a su forma de ser, pensar y vivir.

Lo decía Rosendo, “maneras de vivir”, y es que durante años hemos escuchado como muchos colectivos creen que su afición no es simplemente eso, sino una forma de ver el mundo, una filosofía de vida.

¿En música? El rock. ¿En carretera? Los moteros. Y así podríamos estar un buen rato con dichas asociaciones. En ocasiones ampliamente reconocidas, y en otras fruto de un nicho con una afición desmedida, pero es evidente que al final todos los seres humanos pensamos de determinada manera, y lo aplicamos a muchos factores de la vida, desde nuestro equipo de fútbol hasta nuestro voto político, pasando por un sinfín de opciones.

En el mundo tecnológico no son pocas las filosofías instauradas, desde los años ochenta con el inicio del movimiento del software libre hasta nuestros días, con los diferentes dilemas morales y filosóficos que enfrentan los creadores de inteligencia artificial y robótica y sus posibles consecuencias para la sociedad.

Resulta interesante analizar como en muchas ocasiones podemos preguntar a multitud de usuarios los motivos por los que usan un teléfono o un ordenador de una marca u otra, y exceptuando los técnicos o especialistas, la mayoría del público lo reducirá a “porque me gusta”. Pero si nos paramos a pensarlo detenidamente, seguramente hay un perfil que podemos trazar de esa persona, y relacionarlo con otros ámbitos de la vida.

Y precisamente en estas se encuentra la inteligencia artificial, el “deep learning” y el “big data”, en intentar obtener esos patrones con fines publicitarios, comerciales u otras variantes. ¿Usa un teléfono Apple y lleva un reloj caro? Publicidad de Mercedes Benz. ¿Usa un teléfono Android de gama alta y lleva un reloj deportivo? Publicidad de BMW. Y así sucesivamente, analizando características de nuestra vida tecnológica, nuestros hábitos de consumo o nuestra vestimenta.

No deja de ser curioso, como al final toda la investigación que están haciendo las máquinas no es con el fin de sacar datos matemáticos sobre las personas, sino precisamente su lado más humano, su forma de ser, su manera de vivir.

Post relacionados