¡Leed los emails! Los clientes os lo agradecerán

0
Share


Sí, sabemos que muchas veces abrir el correo asusta. 200 emails sin leer, 300 tareas por hacer, reuniones sin parar, viajes de empresa…El correo es una de las herramientas más poderosas en nuestro trabajo diario (por no decir la que más). Por ello, es necesario que todos los días reviséis vuestra bandeja de entrada y no acumuléis emails sin abrir.

Leer los emails por respeto

No sólo se trata de abrirlos: hay que abrirlos y leerlos atentamente. Muchas veces pueden ser tonterías que nos mandamos entre los compañeros. Pero todo es digno de ser, al menos, atendido. ¿Por qué? Por la sencilla razón de que a todos nos gustan que nos tengan en cuenta. Muchas veces, si algo de lo que recibimos no es directamente de nuestro sector, podemos hacer la vista gorda y dejarlo pasar. Esto es otro error muy común. Igual se trata de información que no es relevante pero sí interesante. Y como sabes…¡el saber no ocupa lugar!

Cuidado con los emails de los clientes

El cliente es el sustento de cualquier agencia. Tenemos que tener muy claro de que no es el cliente el que ha de adaptarse a la agencia; es la agencia la que está al servicio del cliente. Por ello hay que tener en cuenta que todos son distintos y que cada uno trabaja de una manera diferente

¿Por qué os contamos esto? Porque entre los 200 mensajes sin leer que tenemos, habrá una gran parte que sean de nuestro cliente. Éste, ha podido enviarnos varias peticiones diferentes en un mismo email. Enrevesadas y poco claras. Pero hay que leer bien qué pide, cómo y para cuando. Pero que todo quede siempre por escrito. Como agencia que somos, no podemos olvidarnos de nada de lo que nos han pedido: nos pagan por ello. 

Lee los emails

¿Os parece poco importante? Cada cliente es un mundo, y de cada uno de ellos aprendemos cosas distintas. Lo importante es cuidarles y cumplir con los objetivos marcados. Pero recuerda, lee bien todos y cada uno de los emails. Es preferible emplear 10 minutos más y que no se nos escape nada, que ir deprisa y corriendo y dejarnos cosas sin hacer por no haber atendido lo suficiente. 

Post relacionados
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *