Los olemaníacos también fuimos becarios

0
Share

En pleno mes de junio, llegan dos épocas muy deseadas para muchos: las vacaciones de verano, y para otros, su primer trabajo. ¿Os suena de algo la palabra becario? En la generación de finales de los 80, ¿quién no lo ha sido en algún momento?

Ahora bien , suponiendo que este término no esté en vuestra cabeza, el becario es la persona que realiza las prácticas de sus estudios en una empresa, con el objetivo de formarse, aprender y probablemente, ser contratado después. O no, como por desgracia pasa muchas veces. En OLE lo tenemos claro. Estamos encantados de tener becarios. Creemos en las oportunidades, y ser becario es eso, la oportunidad de comenzar una nueva etapa. Suena bien, ¿verdad?

Hoy queremos dedicarles a todos este post. Chicos, es cierto, este verano lo vais a pasar en una oficina, ¡pero que no cunda el pánico! Se aprende mucho, se conoce a muchísima gente y es el trampolín para vuestro futuro profesional. Ya habrá tiempo de ir a la playa. Para que veáis que no es todo negro en el mundo de los becarios, hemos preguntado a algunos de nuestros olemaníacos por sus experiencias, y esto es lo que nos han contado.

En el año y medio de vida de OLE, Patri ha sido, hasta el momento, la primera y única becaria, y hoy en día forma parte del equipo de desarrollo. Nos ha contado que aproximadamente ha estado 3 años y medio de beca en beca pero que nunca le han hecho sentir “la becaria” en el sentido de “trae el café o haz fotocopias”. “Al revés, siempre se ha cargado a los becarios con lo que creo que es demasiado trabajo y responsabilidad para las condiciones que les ofrecen”.

Ana Laura, nuestra gerente financiera, nos cuenta también que estuvo en una reconocida consultora a nivel mundial durante 7 meses. Al finalizar un proyecto con otra multinacional, salió una oportunidad en Sudamérica. “Al ser la única persona que hablaba portugués me enviaron a Brasil como Senior…¡y todo salió fenomenal, de las mejores etapas de mi vida!”.

Juanma, del equipo de UX, estuvo unos meses en un estudio de diseño en Bilbao. “No llegué a poner cafés a nadie. Diría que eso es un mito”. Asegura que curraba como el que más y no recibía ni un euro. “Bien es verdad que así lo acepté. Por lo menos me pasaba el día dibujando y eso me compensaba”.

Andrea, también de nuestro equipo de UX, confiesa que a lo largo de su trayectoria ha tenido dos momentos profesionales parecidos a una beca: el practicum de su carrera y unas prácticas en una agencia digital. “Estuve rodeada de gente buenísima, que me dejaron hacer de todo y donde aprendí muchísimo”.

Como leéis, ser becario no está tan mal, ya lo habéis visto en las experiencias de nuestros compañeros. Ahora bien, siempre y cuando se cumpla la normativa. Los becarios están para formarse y aprender, no para asumir responsabilidades. Si son buenos, ya tendrán tiempo de quedarse en la empresa y llegar a dirigir un equipo.

¡Desde OLE os deseamos lo mejor a todos los becarios, en especial a los que empezáis este verano esta bonita etapa!¡Ole por vosotros!

Post relacionados
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *