La importancia de la privacidad y la ciberseguridad en las aplicaciones de mensajería

0
Share

Por Olemaníacos.

La ciberseguridad es cada día un tema más presente en nuestras vidas, ya que en un mundo tan digitalizado como el nuestro, es importante conocer los riesgos que conlleva el entorno digital, y estar prevenidos ante posibles infracciones de nuestra privacidad y seguridad, tal y como lo estamos en el mundo real.

Sin embargo, las aplicaciones de mensajería en ocasiones son pasadas por alto en estas advertencias, y sin embargo, ofrecemos multitud de nuestros datos a través de las mismas.

Las aplicaciones más utilizadas son Whatsapp, Facebook Messenger, WeChat y Telegram, pero… ¿son todas igual de seguras? Sinceramente, no.

¿Ciberseguridad o no?

Los esfuerzos de unas y otras aplicaciones por alzarse como la más segura, la más confidencial, la más privada, han sido constantes, y en los últimos años hemos visto como se implementaban tecnologías de cifrado punto a punto, mejoras en la seguridad de los servidores, mejores opciones de privacidad, etcétera.

Sin embargo, nos encontramos ante una disyuntiva importante. En numerosos países del mundo, aplicaciones como Telegram están prohibidas, ya que estos se niegan a conceder una llave a los gobernantes para el espionaje de los ciudadanos. Whatsapp declara que en ningún caso sucede esto, pero sin embargo, Whatsapp funciona perfectamente en los países en los que Telegram está censurado. Da que pensar.

Por otro lado, no es la primera ni la última vez que Whatsapp tiene una puerta trasera grave que da acceso a la lectura de todos los mensajes, que como usuarios, desconocemos por completo durante cuanto tiempo y por quién ha sido explotada.

Los antecedentes tampoco son precisamente halagüeños, y es que como ya se ha demostrado, las laxas políticas de privacidad de Facebook nos llevaron al escándalo de Cambridge Analytica y a los éxitos electorales de Trump o el Brexit, por citar algunos ejemplos.

Por ello, por muchas promesas que Facebook pueda hacer al respecto, está claro que la privacidad nunca ha sido uno de sus objetivos. Viven de los datos del usuario, y lo van a seguir haciendo. Independientemente de las intenciones de la empresa matriz de WhatsApp, el consejo para sus usuarios finales es claro: a menos que le parezca bien que todas sus fotos y mensajes se hagan públicos algún día, debería eliminar WhatsApp de su teléfono.  

Post relacionados
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *